De lunes a viernes / 43 entradas / 26 comentarios / feed / comentarios feed

El primer día.

¿Qué es mejor ser amado o temido? Umm… fácil, las dos. Quiero empleados que me teman tanto como me amen.”

Michael Scott - The Office (2.6)

El mejor jefe del mundo... ¿Mi jefe?

Es mi primer día. He terminado la carrera de Ingeniero Técnico en Informática de Gestión. ¿Que si hay de otras carreras de informática que no sea la que he hecho? Sí ¿Que si hay alguna diferencia? Si. ¿Que si conozco dicha diferencia? No.

Tengo el papelajo firmado por el Rector diciendo que tengo un título (dicho título está en el limbo de la cola de procesos de firmas del Rey) y con ese título y tras una dura entrevista de trabajo (donde si me hubieran preguntado si estaría dispuesto a trabajar gratis limpiando letrinas en un infesto bar de carretera de la nacional cuatro, hubiera dicho que sí) ya tenía un trabajo increiblemente mal pagado. Yo era un tío duro negociando.

Son las ocho de la mañana, hemos quedado mi nuevo jefe y yo a las nueve (sí, he llegado una larga hora antes…) en la puerta de la empresa destino, una conocida marca de seguros que es a su vez cliente de la empresa que posee mis derechos comerciales (Una consultora cárnica de estilo opresor, descubrí poco después) a la cual debo lealtad, amor y el primogénito como mínimo (el derecho de pernada se quedó fuera de la negociación). Voy vestido con un traje y una corbata nuevecitos. Afeitado, pelado, duchado, desodorizado y sudorizado. Con cartera de piel, agenda, portátil de empresa y el móvil en la mano. Nervioso…

El jefe, llega a las 11 a trabajar el cabrón. 3 horas más tarde de lo previsto.

-Qué pasa chaval. ¿Eres ……. ? Se nota, jeje. ¿Tu primer día? Jeje. ¿Llevas esperando mucho rato? ¿Desde las 9? ¿no te dijeron que aquí somos flexibles (palabra, que desde ese momento y hasta el fin de mis días no olvidaré. Es la palabra número 2 de la lista maldita de las palabras malditas de la consultoría) y llegamos cuando podemos. Jeje. Vamos a tomar un café.

El café, me lo tomo bajo una lluvia de preguntas sobre mi conocimientos y una declaración final que me deja anodadado:

-Joder, me habían dicho que eras Experto en Java. Bueno, tú haz como si fueras la hostia cuando te pregunte el cliente. El resto ya lo averiguaremos…

Era mi primera enseñanza sobre este mundo: Todos los gerentes mienten y sus secuaces jefecillos como aquél lo saben y actuan en consecuencia. Un novato cobra 5 y un experto 10. A una empresa le cobras por un experto 20. Ganancias: 15.

Evidentemente el cliente no es gilipollas, más bien todo lo contrario, pero conocen el juego. Saben que estás dentro del presupuesto. Saben que harás lo que te pidan y lo aceptan hasta que la cagues. Eres fácil de sustituir. Y también saben que eres novato. Hueles a novato.

La oficina es enorme. Llena de gente. Todos con ordenador. Todos bien vestidos. Todos extraños. En ese momento tu jefe es tu único conocido. Y una vez sentado aprendo mi segunda lección: No sirvo para nada. Y así será durante varios meses. He estudiado, sufrido, aprobado y suspendido durante unos años para que te sienten y no sepas nada. Pero nada de nada.

Mi primer trabajo durante ese día es editar páginas jsp. Cambiando cabeceras html. Copiando y pegando. Absurdo por simple y al mismo tiempo más de lo que creía. Es imposible; no voy a ser capaz de vivir de eso. Pero ahí estoy, con mi agendita, mi portatil en su bolsa, mis 22 años de inseguridad. Qué milagro sobrevivir a aquello. Pero lo consigues. Vaya, que si lo haces.

Pasa el día entre presentanciones, comida de dos horas (dos horas, sumado a las dos perdidas por el jefe son 4… Poco trabajan estos)… y dan las 7. Asomo la cabeza. Nadie se mueve. Joder.

Dan las 8. Ningún movimiento. Me acerco al jefe…

-¿Todavía estás aquí? Vete a casa hombre… -Es fácil decir, nadie se mueve. ¿Qué puedo hacer?

-Pero… ¿Y vosotros?

-Nah!!! No te preocupes, ya te tocará echar horas cuando sepas algo -se muerde los dedos nerviosamente donde sus uñas partidas se clavan en la carne sangrando… parece que le gusta.

-Flexibilidad… -murmuro yo.

Tercera lección del día. Flexibilidad = Flexibilidad. Sólo sabes a la hora a la que vienes

4 Comentarios

  1. meneame.net — 3 Agosto 2009

    El primer día…

    Son las ocho de la mañana, hemos quedado mi nuevo jefe y yo a las nueve (sí, he llegado una larga hora antes…) en la puerta de la empresa destino, una conocida marca de seguros que es a su vez cliente de la empresa que posee mis derechos comerciale…

  2. pepe — 3 Agosto 2009

    Cómo se nota que no has currado en tu vida que te asombras de lo que cuentas.

    Ya veremos que tal sigues cuando comiencen a darte el ordenador de su casa, el de la mujer, el de la niña, los de los compañeros, para que les quites “las cosas raras que hacen”.

    Y los teléfonos móviles, los fax, resumiendo, todo lo que tenga botones y se programe.

    Bienvenido a la jungal.

  3. admin — 3 Agosto 2009

    PEPE… Si que he currado, es tan solo un blog anecdotario y con mucho de ficción. Gracias por leerme. Te recomiendo: http://www.delunesaviernes.net/?page_id=106

    Un saludo.

  4. De lunes a viernes » Superratón — 1 Octubre 2009

    [...] / 23 entradas / 19 comentarios / feed / comentarios feed De lunes a viernes ¿De qué va esto? ¿Empezamos? Guía de Personajes Índice de Capítulos « Incertidumbre — Superratón Volver al [...]

Publicar comentario

Debes iniciar sesió, para comentar.