De lunes a viernes / 43 entradas / 26 comentarios / feed / comentarios feed

Soy del PP.

Siempre he soñado con saber qué siente un votante del PP y he estado cerca porque yo era, desde que pude depositar mi primer voto, votante cultural del PSOE.

Me molaba saber que mi partido preferido mandaba y molaba saber que estaba de parte de un ganador. Era como ser del Madrid. Vale, a veces llegaban las derrotas, pero compensaba porque no ser del PSOE o del PP era como si no fueras nadie.

Pues eso yo fui del PSOE hasta no hace mucho.

Pero uno crece y con el tiempo va construyendo una idea general sobre el mundo que le rodea. Va entendiendo lo que le da su cabeza y se va generando una idea de lo hijoputa que es general la sociedad.

Somos como sociedad tan imbéciles que para divertirse dios nos concedió la política tras la religión.

Probé a buscar políticos que buscaran (siempre con mucha demagogia y populismo) de algún modo que los que peor lo pasan lo pasaran un pomo menos peor. Voté a Carmena con orgullo. Luego a Pablo Iglesias, dos veces, con cierta esperanza… Esperanza. ¿Y si la esperanza fuera Esperanza?

Y en esa absurda reflexión triunfante, me convierto en votante del PP.

Lo tengo claro:

Soy buena persona como cualquier otra, pero cuando veo a la policía disparando a inmigrantes en el mediterraneo que lucha por alcanzar la orilla, miro para otro lado y los sigo votando.

Soy persona honrada, sin dudarlo, pero si sale el nombre de toda la plana del partido en unos papeles de probada veracidad cobrando en negro, si meten en la cárcel al que fue mi ministro de economía y presidente de FMI, si el partido está practicamente intervenido por la justicia, te han pillado haciendo la reforma de la sede en B y muchos de los dirigentes TOP del partido están en la cárcel, miro para otro lado y los sigo votando.

También soy una persona trabajadora, pero si resulta que mi gobierno revienta la negociación colectiva, abarata el despido, reduce la inversión en educación y sanidad pagada con mis impuestos, pues eso, miro para otro lado y los sigo votando.

Y claro, yo era del PSOE y miré muchas veces para otro lado, sé de lo que hablo. Sé lo que es tener el voto domiciliado a disposición del partido que es mi equipo de fútbol y como hincha fiel sólo quiero que el mío gane, pase lo que pase y pese a quién le pese.

Y por eso, he decidido hacerme del PP y que se jodan los demás.

Sin comentarios

Publicar comentario

Debes iniciar sesió, para comentar.